Dirigentes del CIPEL asegura sentencia del TC es justa y aleccionadora

Santo Domingo.- La Corriente Institucionalista del Partido de la Liberación Dominicana (CIPEL) reivindica como justa y aleccionadora la sentencia del Tribunal Constitucional que devuelve al mandato estatutario la Autoridad para fijar la modalidad de elección y en qué organismo reside la competencia de elegir los candidatos a puestos electivos, decisión que tienen que acatar las cúpulas partidarias.

En la reunión del Comité Central del PLD, realizada el 26 de octubre de 2018, los dirigentes de CIPEL Melanio Paredes y Paíno Abréu, entre otros, no votaron a favor de las primarias abiertas debido a que tal decisión violenta el Art. 216 de la Constitución de la República y una burda camisa de fuerza ante lo dispuesto por los Estatutos que, reiteramos una vez más, solo pueden ser modificados por el Congreso.

El Artículo 5, en sus literales b), i) y j) de los Estatutos que versan sobre el respeto a los métodos de trabajo, la consulta a las bases y unificación de criterios en el manejo de las divergencias, establece entre otros los principios fundamentales sobre el funcionamiento orgánico del partido que es la suma de los organismos, no de individuos, bajo cuya condición los presidentes de esas estructuras son solo delegados y portavoces de lo que se decida democráticamente, conforme a la facultad que le confieren los Artículos 10 y 12 relativos al Congreso del partido.

CIPEL advierte que la sentencia del Tribunal Constitucional no es recurrible por lo que solo existen dos opciones: acogerse a lo establecido en el Art. 43 de los Estatutos del partido, retomando la condición original de escogencia de las candidaturas en primarias internas o cerradas o se convoca el IX Congreso, respetando las resoluciones del VIII Congreso Norge Botello que obliga a la renovación y multiplicación de todos los organismos intermedios inamovibles desde 2001, y con un mandato expreso que venció el 24 de noviembre de 2018.

CIPEL se mantendrá vigilante ante cualquier intento de transgredir o adulterar los Estatutos de la organización, sus métodos de trabajo y las tradicionales prácticas democráticas que caracterizó al PLD, legado de Juan Bosch al pueblo dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *