Pastoral Juvenil realiza Congreso Nacional en San Francisco de Macorís

San Francisco de Macorís.- Con la presencia de más de 300 participantes provenientes de distintas partes del país, la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia del Episcopado Dominicano celebró el 3er Congreso Nacional “Resplandece” impartido del 10 al 12 de mayo para líderes que trabajan en la formación de grupos juveniles en las 11 diócesis.

En el marco de este evento que fue celebrado en la diócesis de San Francisco de Macorís, Provincia Duarte, la pastoral juvenil nacional reconoce por medio de la “Proclama” la necesidad de que los jóvenes líderes, se involucren en los diferentes escenarios de la sociedad, donde se destaquen por su entusiasmo, entrega, servicio, compromiso, para llevar la esperanza del evangelio dentro y fuera de la Iglesia.

Durante estos tres (03) días nos hemos acercado a las diferentes realidades de nuestra sociedad, que afectan directamente a todos los jóvenes del país, reconociendo que los acontecimientos como embarazos en adolescentes, aborto, feminicidios, homosexualidad, maltrato de una sociedad que practica discriminación, cultura de descarte y falta de empleos, así como la destrucción del medio ambiente, hacen que se ponga en riesgo la fe y esperanza.

El reto para los jóvenes está en ser capaces de tomar protagonismo en los diferentes espacios, sin que sea esto un sueño futuro porque “los jóvenes son el ahora de Dios”.

Esto supone que tienen la fuerza y capacidad de atreverse a ir contra corriente y ser influenciar como María.

Ser influenciar como María es dar un Sí sin medidas, que se traduce en la habilidad que tiene los jóvenes de ser y hacer el cambio, utilizando las herramientas del mundo actual para construir puentes de esperanza e igualdad desde el amor.

De su lado, el Reverendo. P. Joseph Rambla, quien dice “acompañar es estar”. Como jóvenes vivimos etapas difíciles, donde podemos llegar a sentirnos incomprendidos y solos, en tal sentido el objetivo del acompañante es caminar de la mano con el joven, desarrollando la habilidad de escuchar sin juzgar, acogerle siendo pacientes sin apresurar el dialogo evitando comentarios hirientes o a título personal.

Han sido muchos los casos de jóvenes que han tomado decisiones lamentables tales como auto lastimarse de manera psicológica y física, trayendo como consecuencias la depresión, bulimia, anorexia, adicciones y en algunas ocasiones, acciones radicales que provocan dolor y destrucción como el suicidio.

Ante esta realidad se requieren pastores con olor a oveja que se preocupen y acompañen a los jóvenes indistintamente de su responsabilidad a nivel eclesial o social.

Joseph Rambla, aseguro que se nos ha vendido la idea de que ostentar espacios sociales y políticos es ir en contra de los valores éticos y morales, haciéndonos pensar que no debemos ser partícipes sino espectadores, mientras esto genera en los jóvenes insensibilidad frente a las realidades y ausencia de empoderamiento.

En ese sentido nos hacemos eco de lo exhortado por el Papa Francisco de no tener miedo y trabajar por la sociedad que queremos proponiendo iniciativas en todos los espacios sociales y políticos que nos permitan impactar o tener la capacidad de influenciar con nuestras iniciativas, siendo conscientes que nuestro tiempo es ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *