DM dice persisten obstáculos que pueden frenar la marcha hacia la igualdad

Guatemala.- El presidente Danilo Medina dijo aquí la realidad de “nuestra situación” es que, tras un sostenido incremento en los niveles de ingresos logrado en los últimos años, aún persisten obstáculos que pueden frenar o incluso descarrilar nuestra marcha hacia la igualdad y la reducción de la pobreza.

Según el mandatario dominicano el reto principal y prioritario es atender lo que en el informe se ha dado en llamar la trama de la vulnerabilidad social.

“Efectivamente, en nuestras naciones hemos luchado durante décadas para lograr la aparición de una nueva clase media sólida, que pueda mirar al futuro con optimismo”, dijo Medina tras agotar un turno dentro de la LIII Reunión Jefes de Estado y de Gobierno SICA.

Sostuvo que este ha sido un eje central de las políticas en República Dominicana “y, humildemente, nos alegra poder decir que en los últimos 7 años la clase media dominicana ha pasado de representar un 22.6% de la población a superar el 30%”.

Sin embargo, añadió que “si queremos que el futuro próximo cumpla su promesa de llevar prosperidad y estabilidad a todos y todas, es esencial construir la red de seguridad que impida que las grandes mayorías vuelvan a caer, como en el pasado, víctimas de ciclos económicos adversos”.

“Entendemos que esta red debe estar compuesta por sistemas de seguridad social, salud, educación y servicios públicos de calidad, que garanticen el bienestar de la ciudadanía y la sostenibilidad de nuestro modelo económico”, agregó.

Indicó que “por nuestra parte y, tal como se recomienda en el informe, seguiremos haciendo especial énfasis en mejorar la cobertura de los sistemas de protección social y apostar por la calidad educativa y la creación de empleos formales, para alejar para siempre a nuestra población de la trampa de la vulnerabilidad”.

Explicó que sin duda la productividad, y más concretamente las dificultades que “nuestras naciones enfrentan para insertarse exitosamente dentro del mercado mundial es, por décadas ya, una trampa a veces insalvable para las economías latinoamericanas, especialmente si hablamos de nuestras pequeñas y medianas empresas que aún representan en promedio el 90% de nuestro tejido empresarial y el 28% de nuestro PIB”.

“Como hemos señalado anteriormente en este foro, apoyar a las pequeñas y medianas empresas en su internacionalización, así como crear encadenamientos productivos que las inserten en el mercado global, debe ser no sólo una prioridad en nuestras agendas de cooperación, sino parte de nuestra labor diaria”, aseveró.

Manifestó que lograr que miles de pequeños empresarios alcancen la capacidad de producir y de exportar bienes de mayor valor añadido “es, sin duda, el mejor camino para multiplicar el crecimiento con justicia social en nuestra región”.

“De acuerdo con esta visión, en la República Dominicana declaramos 2018 el año de las exportaciones y durante doce meses nos centramos en apoyar a los pequeños productores con créditos blandos, con inteligencia de mercados y promoviendo los encadenamientos productivos entre campo e industria, gracias a lo cual nuestras exportaciones crecieron un 9%”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *