No todo está resuelto en el PLD

EDITORIAL

Hay en el ambiente político una tormenta en embrión. Ya se salió del tema reelección, pero queda en el tapete hasta donde puede estar marchando la unificación de los sectores de Danilo Medina y Leonel Fernández, con miras a participar en las venideras elecciones.

La elección del presidente de la Cámara de Diputados, que se tiene que decidir en los próximos días, podría sintetizar el volcán interno que sigue a punto de estallar.

Hay un pacto entre Danilo y Leonel para la alternabilidad en la presidencia de la cámara baja. Es danilista el actual presidente, Camacho,  y el próximo a ser juramentado este 16 de agosto, Demóstenes Martínez, es seguidor de Leonel.

El pacto es de caballeros, pero no tiene fuerza deliberativa  en la cámara, donde se oficializaría si se cuenta con los votos unificados y mayoritarios del Partido de la Liberación Dominicana.

El grupo de Danilo podría presentar un candidato, y de inmediato ese acuerdo sería tirado a la basura.

En los próximos días se tendrá que dejar la retórica, y se tomará el hacha de la guerra, o se fumará la pipa de la paz. Si Danilo presenta un candidato  a diputado de la Cámara, Leonel podría buscar votos solidarios con el Partido Revolucionario Moderno u otros aliados. Un choque de poderes, y una nueva crisis institucional.

¿Sería una medida realista del PRM apoyar a un candidato de Leonel para que sea presidente?.  Sería inteligente y futurista, tomando en cuenta que si Leonel es candidato fuera del PLD y se va a una segunda ronda electoral, está en las ecuaciones de que su respaldo  puede dar el poder, sino queda en los primeros dos puestos.

O sea si el PRM alcanza el primero o segundo lugar, y Leonel el tercero, sería   su aliado natural. Pasaría lo mismo con la fórmula Leonel primero o segundo, PRM tercero.

El político que no está abierto a las alianzas, desconoce el terreno que pisa. La elección del nuevo presidente de la Cámara de Diputados puede cambiar todo el panorama político nacional, o por el contrario ser muestra de que se busca la unidad peledeista, o la unidad entre fuerzas opositoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *