Secretario del Consejo de Seguridad ruso: «EE.UU. necesitaba un pretexto para salir del tratado INF»

Nikolái Pátrushev subrayó que el Gobierno de Rusia no ha recibido de Washington ninguna prueba de su supuesta violación del tratado sobre misiles.

Rusia, RT.- Las acusaciones de EE.UU. de que Rusia violó los términos del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) fueron un pretexto para abandonar dicho acuerdo, opina el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev.

«Creo que necesitaban un pretexto para salir del acuerdo. Este pretexto lo encontraron para sí mismos y para sus socios», declaró Pátrushev este martes.

Según el funcionario ruso, cuando Moscú solicitó que las autoridades estadounidenses presentasen hechos concretos que corroborasen sus afirmaciones, la respuesta fue «ustedes lo saben».

«Pero no sabemos. No sabemos qué fue lo que violamos. Sabemos qué violaron los estadounidenses y les mencionamos estos temas», aseguró. Los tres temas en cuestión son los sistemas lanzamisiles, los misiles-blancos y los vehículos aéreos no tripulados.

Pátrushev señaló que los estadounidenses se negaron a discutir las violaciones que cometieron y reiteraron que el Gobierno ruso sabía lo que había violado.

A su modo de ver, podrían referirse al misil de crucero 9M729, pero de igual manera rechazaron todas las invitaciones de la parte rusa de ver dicho misil y estudiar la información sobre el arma que Moscú estaba dispuesta a compartir.

El secretario del Consejo de Seguridad ruso agregó que además de retirarse del tratado INF, EE.UU. también abandonó el Tratado sobre Misiles Antibalísticos y el único acuerdo en vigor es el Tratado de reducción de armas estratégicas, START III o Nuevo START, que expira en 2021 y que EE.UU. no planea extender.

Por ahora este acuerdo, al igual que el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT, por sus siglas en inglés) «son los momentos que, en general, los contienen [a los estadounidenses]». «¿Para qué lo hacen? Según lo entiendo yo, y espero que muchos expertos, para garantizar su superioridad en el mundo».

El Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) fue firmado en 1987 entre la URSS y EE.UU. con el objetivo de eliminar en Europa los misiles balísticos y de crucero con base en tierra que tuvieran un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros, tanto nucleares como convencionales.

Washington abandonó el pacto en febrero alegando que Rusia había estado desarrollando en secreto misiles de alcance intermedio; en particular, unos proyectiles que, supuestamente, pueden ser disparados desde los sistemas de lanzamiento táctico-operacional Iskander-M, desplegados a lo largo de la frontera occidental rusa.

Moscú niega esas acusaciones, asegura haber cumplido con su parte del acuerdo, y acusa a Washington de haber incumplido el tratado al instalar en Europa lanzadores antimisiles Aegis Ashore, que pueden emplearse para disparar misiles de crucero y efectuar otros lanzamientos balísticos prohibidos en el INF. El presidente Vladímir Putin ratificó la suspensión de la participación de Rusia en el tratado a principios de julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *