¿Qué piensa David Collado?

Por Nelsido Herasme

A sabiendas de que no tiene posibilidad alguna para el 2020, porque los compromisos están contraídos, el alcalde de Santo Domingo, David Collado se aventura y se aferra a lo imposible.

Se lo dice con toda sinceridad este ciudadano de a pie, que David Collado tan solo es conocido desde la Plaza de la Bandera hasta el puente de la 17, por tanto entendemos no debería estar jugando con su futuro político si es verdad que tiene reales pretensiones de progresar en estas lides.

En un esfuerzo casi en vano este muchacho trata de ponérsela difícil y crear  le una crisis gratuita a la organización política que le ha brindado  apoyo y prácticamente lo llevó a la sindicatura de Santo Domingo.

Hay que recordarle a David que aunque cuente hoy con el cariño y espaldarazo de ciertos sectores fácticos de la sociedad, de sondeos y encuestas que colocan su figura en buen sitial, él es producto del sacrificio a que fue sometido el doctor Rafael Suberví Bonilla, quién era el candidato legítimo del Partido Revolucionario Moderno, abuso tan atroz que disgustó al dos veces alcalde de la capital obligándolo a retornar a su vieja casa, el Partido Revolucionario Dominicano.

Tan así que su candidatura tuvo que ser inscrita por el Partido Reformista Social Cristiano, porque no hubo forma de sacar de la boleta perremeísta la oficial que encabezaba el doctor de Fello Suberví.

Lo que debería pensar David Collado es que él es el resultado de la crucifixión del ex alcalde Roberto Salcedo, quien fue llevado al patíbulo electoral por su propio partido y gobierno.

Ahora en busca de sonido y en un juego de capicúa, David confirma que ha recibido varias propuestas que analiza para postularse como candidato presidencial por varios partidos con miras a los comicios de 2020, cuando ya el escenario político-electoral de cara a la presidencia de la República está cerrado.

Recientemente y ante la ovación de algunos de sus empleados presentes, en el marco de un acto que realizó para rendir cuentas de su gestión, a viva voz le pedían que continúe por cuatro años más, pero éste frunció el ceño y optó por tomar un poco de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *