Las condiciones de la vivienda impactan en la salud de sus residentes

Santo Domingo-.La directora de Hábitat para la Humanidad República Dominicana Cesarina Fabián, aseguro que esa organización centra sus esfuerzos en mejorar las condiciones de vida de familias dominicanas de bajos ingresos, a través del acceso a una vivienda digna y programas enfocados en minimizar el riesgo y aumentar la respuesta ante desastres a personas en situaciones vulnerables.

“En este tiempo se ha hecho aún más evidente la necesidad de una vivienda digna como el refugio adecuado y fundamental para las familias”, afirmo Fabián.

El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), considera que una vivienda adecuada debe proveer más que cuatro paredes y un techo.

A su vez, contemplar criterios como la disponibilidad de servicios, instalaciones e infraestructura como agua potable, estructuras sanitarias adecuadas y energía, seguridad de la tenencia que garantice protección jurídica contra el desalojo forzoso, el hostigamiento y otras amenazas.

La misma también debe posibilitar la asequibilidad, habitabilidad, accesibilidad, adecuación cultural y una ubicación que brinde facilidad a oportunidades de empleo, servicios de salud, escuelas y otros servicios e instalaciones sociales.

Por su parte, Celso Marranzini, quien es colaborador directo de Hábitat Dominicana, invitó a la reflexión al manifestar que todo lo que está ocurriendo es una señal más de la necesidad de que todos los hombres y mujeres tengan un lugar digno donde vivir.

Hábitat tiene 34 años de trabajar en el país para impactar directamente en la disminución del déficit habitacional, prueba de ello son las más de 27 mil viviendas intervenidas en estos años, que se traducen a 135, 000 personas beneficiadas.

Al trabajo de Hábitat Dominicana se han unido empresas socialmente comprometidas, quienes han tenido la oportunidad de vivir la experiencia y la satisfacción social, humana y corporativa de ayudar a construir hogares seguros y dignos para mejorar e impactar las vidas de familias de bajos ingresos de la República Dominicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *