Ex boxeador dice “si alguien quiere reconocerlo que lo haga en vida no cuando muera”

Por Marcelo Peralta

Santiago, R.D.- El boxeador Danilo Cabrera -Cuero Duro-, nativo del Municipio de Esperanza, Provincia presidente José Desiderio Valverde, en la Región Noroeste, resistente gladiador que peleó en los diferentes continentes por el honor de la República Dominicana, exigió que si alguna institución quiere reconocer sus méritos deportivos y dignidad que lo haga ahora en vida, porque de nada valdría hacerlo después que muera.

Cuero Duro como fue bautizado en el argot deportivo por lo rudo que pegaba, los reportes periodísticos señalan que libró feroces combates contra el boxeador mexicano, Julio César Chávez, por el campeonato  de la categoría Junior, del Consejo Mundial de Boxeo, efectuado el día 21 de agosto del año 1987, en donde por no dejarse vencer, recibió tantos golpes que hasta los entrenadores  contrarios creyeron que quedaría muerto en la loma. 

Su madre rechazaba esa pelea, el que a pesar de todo viajó a México a cumplir con ese compromiso, la que la noche anterior al combate soñó que a su hijo lo habían «matado» en el ring, quien aunque aguantó más golpes que una tambora en tiempos de pascuas, salió con la victoria, quien al terminar los doce asaltos, una junta de médicos lo examinó y certificó que podría continuar ya que no tuvo lesiones graves.

Viajó a todos los continentes a representar a la República Dominicana, sin lograr  coronas mundiales, a pesar de ser una “gloria viviente”, en la actualidad ha corrido el mismo trayecto de sus paisanos al ser olvidado por el Estado.

El expujil, está atravesando penurias, sin manos “amigas que lo ayuden, pese a ser una “gloria deportiva”, que es un hombre íntegro, honesto y solidario.

Muestra orgullo que ni en su juventud y menos ahora, da gracias a Dios que nunca ha estado preso. No ha caído en el “raterismo”. Tampoco en drogas, a pesar de su situación, sigue siendo un atleta consagrado”, aunque se reserva el derecho de las estrecheces y limitaciones económicas por la que atraviesa.

Vive en La Cruz de Mary López, sector Villa Olímpica, al Sur de la ciudad Santiago de los Caballeros, pide que lo reconozcan en vida, jamás después de muerto y diariamente se pasea por la calle Canabanoa en busca de sobrevivir a las tempestades que lo agobian.

En tiempos de gloria, Cuero Duro, era un hombre valiente, lleno de gallardía, amante y empeñado de lograr títulos para exhibirlos a favor de la República Dominicana, pero se decepciona por el trato que recibe por el Estado y las entidades deportivas del país en el ocaso de su vida.

Dijo que no mendiga reconocimientos, pero que si alguna institución, el gobierno a través del ministerio de Deportes quieren hacerlo que lo hagan ahora en vida, jamás después que muera, en virtud, de que para su vida, no tendría ninguna validez. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *