Fulcar y la ADP analizan inicio del año escolar

Santo Domingo.- La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y el doctor Roberto Fulcar se reunieron para analizar la viabilidad del próximo año escolar, y el gremio planteó al próximo ministro de Educación que ni el país ni el magisterio no está preparado para que las clases comienzan el 24 de agosto.

Tras concluir un encuentro con Roberto Fulcar, próximo ministro de Educación del gobierno del presidente electo Luis Abinader, Guante subrayó que “es probable que la educación a distancia sean el mecanismo idóneo para desarrollar este año que se avecina”.

“En nuestro encuentro, como comité ejecutivo nacional, hemos querido pedirle al ministro (Roberto Furcal) que pondere, que evalúe, que no estamos listos para iniciar el próximo año escolar el 24 de agosto”, expresó Guante, quien presentó a Fulcar las propuestas que considera deben tomarse en cuenta cuando se deba iniciar el próximo ciclo educativo.

“Vimos cómo vamos a abordar lo que tiene que ver con las normativas, las leyes y las instituciones ligadas al magisterio”, agregó en ese orden Guante, quien también entregó al próximo titular de Educación varios acuerdos pendientes, entre ellos el firmado el pasado 30 de enero con el actual ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, y del cual la presidenta del gremio dijo esperar que le den continuidad.

Fulcar propone pacto ganar-ganar

De su lado, Fulcar advirtió que “está convencido de que debe terminar la era de las confrontaciones” entre el Ministerio y la ADP. 

“Nosotros no vemos a los maestros como opositores a los procesos educacionales, sino como aliados indispensables para las reformas educativas que debe tener lugar en la República Dominicana”, manifestó.

En ese sentido, propuso a la directiva de la ADP un compromiso estratégico bajo la lógica ganar-ganar “en el cual nos comprometemos a impulsar la calidad de la educación dominicana, y garantizar que esa educación de calidad llegue a los niños, niñas y los adolescentes de nuestro país, y a la vez contribuir significativamente a las condiciones de trabajo y la calidad de vida del magisterio nacional”.

Valoró que la educación en nuestro país constituye un tema nación, y como tal, las grandes decisiones que habrán de tomarse en ese sector deberán contar con la participación y el compromiso de todos los actores nacionales.

Propone aplazar el inicio del año para enero

El director de la escuela técnica- profesional MOVEARTE, el padre Manuel Ruiz, propuso postergar el inicio de clases para el mes de enero al considerar que en el país no existen condiciones epidemiológicas ni materiales para iniciar la docencia virtual, presencial ni semipresencial, el próximo 24 de agosto, como prevén las autoridades educativas.

En ese sentido, dijo que el año escolar puede planificarse de enero a noviembre o de enero a octubre, mientras los profesores y el personal administrativo se incorporan a las aulas en agosto a preparar la “nueva escuela”.

Igualmente, el sacerdote considera que aunque estamos frente a una pandemia impredecible todo indica que ni en uno ni dos meses el país estará en condiciones óptimas para la docencia presencial por la imposibilidad de establecer el distanciamiento de 1.5 a 2 metros que se recomienda en las aulas, lo que potencialmente expone a los estudiantes y consecuentemente a sus familias a contagio.

Advierte escuelas no tienen condiciones

El sacerdote Manuel Ruiz sostuvo que aun en condiciones normales, todavía en estas fechas muchas escuelas públicas adolecen de mobiliario, falta de agua potable y no han recibido los registros de calificaciones para asentar las notas de los estudiantes, con el agravante de los retrasos de las subvenciones para la compra de material de limpieza, lo cual se agudiza con la transición de Gobierno en la que las nuevas autoridades se toman su tiempo para armar sus equipos y nombrar a su personal.

Ve necesario crear nueva metodología escolar

En cuanto a la semipresencialidad, que implica la alternancia de los estudiantes entre las escuelas y sus hogares, el padre Ruiz afirma que el reto es qué hacer con los alumnos, que se quedan en casa y cuyos padres trabajan. “¿Quién los acompaña?, ¿Quién les va a dar clase virtual o no si están ocupados nuestros maestros en clase”.

 Dijo que frente a todas estas preguntas es necesario pensar en la reinvención de la escuela con una nueva planificación y una nueva metodología acorde a la nueva realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *