¡Azúcar en la sangre, si no la controlas te amarga la vida!

Por Dra. Carmen Adames

Cada 8 segundos muere una persona por Diabetes, a nivel mundial el 11.33% de las muertes se producen por esta enfermedad y es que la totalidad de personas que sufren diabetes ascienden ya a 463 millones.

En la República Dominicana más de 2 millones de personas son diabéticas (de cada 10 dominicanos, 1 es diabético) 13.45% cursan con la enfermedad y el 9.3% es prediabética, (significa que tienen los valores elevados, pero no alcanzan los parámetros establecidos para diagnóstico diabetes).

Recordemos que existen diferentes tipos de diabetes, la diabetes tipo 1, donde el páncreas no produce insulina.

La diabetes tipo 2, el páncreas produce insulina, pero no en cantidades suficientes y la diabetes gestacional que solo ocurre durante el embarazo así como independientemente del tipo de diabetes la meta para lograr controlar la enfermedad, es mantener valores adecuados en los niveles de glicemia en la sangre, para evitar las complicaciones, que se producen por un aumento muy elevado y sostenido de los niveles de glicemia o por fluctuaciones en los niveles de muy bajo a muy alto, provocado por un mal tratamiento, o ausencia de este, siendo las principales complicaciones, retinopatía diabética, que es la principal causa de ceguera, enfermedad periodontal, complicaciones en el embarazo, enfermedades cardiovasculares, nefropatía diabética, enfermedades vasculares y nerviosas, pie diabético.

Según la Federación Internacional de Diabetes el gasto sanitario para tratar la diabetes es de 760,000. Millones de dólares por año y más del 50% de este gasto se utiliza en el tratamiento de las complicaciones.

La diabetes se trata con medicamentos, alimentación adecuada, ejercicio físico y monitoreo de los niveles de glicemia, un manejo integral con participación activa de la persona padece diabetes a través de la educación y el empoderamiento para el autocontrol.

En nuestro país las recomendaciones dadas por la comunidad científica sobre tratamiento y monitoreo de la glicemia se da a medias, el plan de servicios de salud, del seguro familiar de salud, solo cubren algunas insulinas y lo hacen con la cobertura anual de medicamentos que tiene un tope de 8 mil pesos por año y que el usuario paga el 30%, los hipoglucemiantes si son combinados tampoco los cubre y mucho menos las tirillas para la medición diaria que un paciente debe hacerse para el control de la enfermedad, para tener mayor cobertura es necesario adquirir un plan complementario.

Es necesario contener el gasto por las complicaciones de la diabetes , asumir el compromiso país de renovar acciones para disminuir los efectos adversos y las muertes prematuras provocadas por Enfermedades No transmisibles y porque la pandemia del COVID-19 aumenta el riesgo de morir en las personas diabéticas, es necesario revisar la cobertura de la seguridad social que incluya los medicamentos que con la evidencia científica garantizan mejor control, así como glucómetros y tirillas para que la persona mantenga la medición de sus niveles y pueda hacer los ajustes necesarios.

El control de la diabetes no puede ser desigual entre los habitantes de un país, por un tema económico, de acceso, ni educativo, porque esto no es más que un reflejo de desigualdad social, que amarga la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *