Restricciones en zonas rojas y naranjas de contagios del COVID-19 en NYC podrían durar semanas

Por: Edwin Martinez

Brooklyn.- Han pasado ya más de 10 días desde que el Estado ordenó el cierre de escuelas y negocios no esenciales, al igual que impuso límites de concurrencia a los servicios religiosos en las llamadas zonas rojas y naranjs de alto aumento de contagios del COVID-19, y la esperanza de que esta semana se levanten las restricciones parece lejana.

Así lo anunció este lunes el alcalde Bill de Blasio, tras asegurar que aunque en las áreas postales más afectadas de Queens, (como Kew Gardens y Forrest Hills) se ha registrado una mejoría considerable en la reducción de contagios, las medidas impuestas el pasado 8 de octubre seguirán en marcha.
Incluso, el mandatario dejó ver que pudieran pasar varias semanas antes de que se autorice la reapertura de sitios en las zonas rojas y naranjas, creadas por la Gobernación.

“En general, necesitamos ver más progreso antes de eliminar las restricciones”, dijo el Alcalde, agregando, sin dar una fecha exacta, que en algunas áreas se necesitará “una semana o dos más de trabajo, en general”, antes de tomar decisiones para levantar las restricciones.

“Lo importante aquí es que seguimos viendo una nivelación en algunas áreas de mayor preocupación… pero tenemos más trabajo por hacer”, agregó De Blasio, sin dar datos concretos sobre los contagios en las zonas más afectadas por el coronavirus actualmente.

Aumentan los casos positivos

Sobre los indicadores diarios, a nivel general, el Alcalde mencionó que los casos positivos en el último día subieron a 2.1% en toda la ciudad, es decir que hubo un 25% de aumento, comparado con el jueves pasado, cuando los casos fueron del orden del 1.49%.

Sin embargo, el promedio de los últimos 7 días se ubica en 1.62%, lejos del 5% pautado por el Estado para declarar alarma y el 3% para ordenar el cierre de las escuelas.

“Necesitamos ver más avances en la mayoría de estas áreas en las zonas roja y naranja (…) Podemos salir de esto en unas pocas semanas, pero tenemos que reducir los números. En general, esas comunidades necesitan un poco más de tiempo”.

De Blasio insistió en que urge que todos los neoyorquinos, no solamente los residentes de las áreas más afectadas, continúen aplicando con rigurosidad las normas básicas de protección contra el COVID-19, como el uso de tapabocas, el distanciamiento social y el lavado continuo de manos, al igual que realizarse las pruebas, punto que consideró más problemático en Brooklyn que en Queens.

Fuente eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *