Salvaguardar la historia audiovisual en tiempos de pandemia por covid-19

Por Araceli Aguilar Salgado 

“Un país sin imagen, es un país que no existe”. Tomás Gutiérrez Alea 

La actual pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la urgente necesidad de un acceso universal al patrimonio documental como recurso de conocimiento, en particular cuando las instituciones “guardianas” de la memoria tratan de reabrir sus puertas al público sobre una base más sólida.  

A esta necesidad se suma la casi inexistencia de políticas propicias para preservar y dar acceso a los elementos del patrimonio documental, agravado por la disminución de los fondos disponibles para los archivos, bibliotecas y museos, lo que aumenta el riesgo de pérdida permanente del patrimonio.  

Por lo como antecedente tenemos que, en la Conferencia General de la UNESCO, en su 33ª reunión, aprobó la Resolución 33 C/53 por la que se proclamó el 27 de octubre de cada año Día Mundial del Patrimonio Audiovisual para conmemorar la aprobación en su 21ª reunión (1980), de la Recomendación sobre la Salvaguardia y la Conservación de las Imágenes en Movimiento. 

La Recomendación ha contribuido a la toma de conciencia de la importancia del patrimonio audiovisual y ha resultado decisiva para la preservación de ese testimonio, a menudo único, del desarrollo económico, político y social, para las generaciones futuras, pero será necesario desplegar mayores esfuerzos para garantizar su seguridad a largo plazo ya que las grabaciones audiovisuales son particularmente vulnerables.  

El aniversario de la aprobación de la recomendación es un momento oportuno para poner en marcha un movimiento para que se reconozcan las ventajas que ofrece la preservación del patrimonio audiovisual. 

Los archivos audiovisuales nos cuentan historias sobre la vida de las personas y las culturas de todo el mundo. Representan una herencia inestimable, una afirmación de nuestra memoria colectiva y una valiosa fuente de conocimiento, ya que reflejan la diversidad cultural, social y lingüística de nuestras comunidades.

Las películas, el cine, los programas de radio y televisión, así como grabaciones de audio y video son documentos que guardan información importante para la memoria histórica de los pueblos y del mundo, son parte de nuestra identidad nacional. 

Estos materiales audiovisuales como objetos del patrimonio documental brindan una ventana al mundo, los materiales audiovisuales como objetos del patrimonio documental brindan una ventana al mundo a medida que observamos eventos a los que no podemos asistir, escuchamos voces del pasado que ya no pueden hablar y creamos historias que informan y entretienen.  

El contenido audiovisual juega un papel cada vez más vital en nuestras vidas a medida que buscamos comprender el mundo y relacionarnos con nuestros semejantes, las grabaciones de sonido y las imágenes en movimiento son documentos extremadamente vulnerables, ya que se pueden destruir fácilmente y de forma deliberada.  

Nos ayudan a crecer y comprender el mundo que todos compartimos, conservar este patrimonio y asegurar que siga siendo accesible al público y a las generaciones futuras es un objetivo vital para todas las instituciones de la memoria, así como para el público en general, es una ocasión para dar a conocer la necesidad de tomar medidas urgentes y reconocer la importancia de los documentos audiovisuales.  

También como una oportunidad para que los Estados miembros evalúen su desempeño con respecto a la implementación de la Recomendación relativa a la preservación del patrimonio documental, comprendido el patrimonio digital, y el acceso al mismo, y promueve la libre circulación de las ideas mediante la palabra y la imagen como representación de nuestro patrimonio y memoria compartidos, al hacerlo se destaca el papel del patrimonio en la construcción de las fortalezas de la paz en la mente de las personas. 

A través del Programa Memoria del Mundo y el proyecto de Archivos de la UNESCO «Digitalización de nuestra historia compartida por la UNESCO, se impulsa la valiosa labor de los profesionales que se dedican a la preservación y ayuda a gestionar los aspectos técnicos, políticos, sociales y financieros, entre otros, que amenazan la salvaguardia del patrimonio audiovisual, emblemático del siglo XX, se puede perder definitivamente a consecuencia del abandono, el deterioro natural y la obsolescencia tecnológica.  

La humanidad ha de ser consciente de la importancia de salvaguardar estas grabaciones, que son patrimonio audiovisual por lo que se intenta crear una plataforma para sensibilizar al mundo sobre este tema, por lo que con el avance de la tecnología, se abrieron nuevas vías para generar y compartir sucesos, experiencias, enseñanzas, conocimientos, arte y creatividad, se derribaron las barreras que impedían la difusión y acceso a la información e hicieron posible un acercamiento a todo cuanto ocurre en el mundo. 

No obstante, así como se nos ha borrado algún archivo personal, también ha ocurrido que una gran cantidad de producciones de gran valor cultural e histórico han desaparecido, de ahí la importancia de salvaguardarlos y protegerlos, mantener, archivar los recuerdos y acontecimientos de nuestra sociedad para entender su transformación e historia sobre todo en estos tiempos de pandemia por el coronavirus este año 2020 ya forma parte de nuestra historia. 

Por lo que los registros de acciones y sucesos son recursos invaluables para las generaciones futuras, por lo que se hace un llamado a revalorar el conocimiento de los patrimonios documentales y audiovisuales para otorgar contexto, brindar lecciones, orientar acciones y fomentar la solidaridad, a esta fuente de conocimiento es inconmensurable pero también frágil, de nuestra memoria colectiva debemos conservar, proteger nuestras identidades del mundo. 

“Los archivos no son enormes cementerios, sino lugares esenciales para la continuidad de la conciencia humana”. Jaime Torres-Bodet. 

Araceli Aguilar Salgado: Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y Comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *