El año en que Trump sucumbió a la covid y EE.UU. dejó de tener fe en sí mismo

Nueva York, EFE.- A comienzos de 2020, Donald Trump parecía haber puesto las bases para perpetuarse cuatro años más en la Casa Blanca: la economía crecía, los mercados se situaban en máximos, los conflictos externos se reducían y solo las tensiones internas ensombrecían el mandato del republicano.

La pandemia y una nefasta gestión que la negaba trastocaron esa agenda, pusieron al demócrata Joe Biden en la Presidencia y dejó a la mitad del país llena de rencor antidemocrático.

En enero, el país estaba exhausto tras cuatro años de Presidencia de un líder polarizador, intransigente y que relegaba el rol de Estados Unidos en el mundo al de un comerciante enfadado con los negocios del anterior gerente.

Pero tras haberse sobrepuesto a un «impeachment» y con el movimiento conservador más enérgico que nunca, Trump parecía destinado a volver a ganar contra todo pronóstico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *