El vicepresidente Mike Pence y por qué se convirtió en figura clave de la crisis política en EE.UU.

Ángel Bermúdez (@angelbermudez)
BBC News Mundo

«¿Dónde está Mike Pence?»

Esa fue una de las consignas que se coreaba el pasado miércoles entre la multitud de seguidores de Donald Trump que asaltó el Capitolio de Estados Unidos para mostrar su rechazo a la certificación de la elección de Joe Biden como próximo presidente de ese país.

El actual vicepresidente republicano, quien ha sido uno de los funcionarios más leales a Trump, se había convertido de pronto en un traidor a los ojos de la turba.

«Escuché al menos a tres de los amotinados en el Capitolio decir que esperaban encontrar al vicepresidente Mike Pence y ejecutarlo colgándolo de un árbol del Capitolio como un traidor. Era una frase común que estaban repitiendo. Muchos más solamente hablaban sobre cómo el vicepresidente debería ser ejecutado», relató en su cuenta de Twitter el fotógrafo Jim Bourg, de la agencia Reuters, quien estuvo presente en el lugar.

Y es que poco tiempo antes, ese mismo día, Pence parecía haber cruzado una línea roja al no acceder a la propuesta de Trump de usar su cargo de presidente del Senado (posición que corresponde a todos los que ocupan la vicepresidencia en Estados Unidos) para intentar revertir los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, que Trump ha tachado de fraudulentas sin aportar pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *