Médico denuncia playa El Quemaito está abandonada por las autoridades de Turismo

Por Juan Pablo Pérez Bello

BARAHONA: Las autoridades del Ministerio de Turismo tiene la playa El Quemaito en total abandono con apariencia vergonzosa, las imágenes muestran el estado en que se encuentra actualmente el lugar turístico en la Perla del Sur de la República Dominicana.

En una publicación del prestigioso médico Moisés Ramírez en su cuenta de Facebook muestra el abandono y lo destrozada en que se encuentra en estos momentos una de las playas más importantes de la provincia de Barahona.

Según el profesional de la medicina dijo que «después de una jornada intensa de trabajo, con los enfermos de la pandemia, y los de siempre, decidí darme una vuelta por el hermoso litoral de la Costa barahonera, para disipar el stress y visitar después de unos 6 meses, que no lo hacía, la icónica y tradicional playa de El Quemaito».

«Lugar de tantos encuentros familiares y de amigos, de eterna azulidad, fusión de aguas cálidas y frías, por la desembocadura de su rio oculto, y su suelo de guijarros blancos.»

«El comité de recepción a la entrada me regresó a la realidad, una cadena llena de harapos colgando, me bloqueó el acceso y un joven no identificado con la mano abierta me aseguró que para entrar tenía que pagarle 100 pesos dominicanos».

¡Le pregunté! ¿Qué por qué motivo?, y ante mi protesta me afirmó que si no lo hacía lo «estaba mandando a robar».

«Le hago el pago, y aun estoy esperando el ticket o recibo que supuestamente, recibe, la Junta Municipal de Bahoruco».

El panorama que vi a continuación en el balneario, me consternó. Un estado de completo y vergonzoso abandono y deterioro.

Destrucción total de los senderos de madera, contaminación por plásticos, basura, arrabalización rampante, clavos, vidrio, tornillos y varillas desnudas esperando, por los descalzos pies de un bañista o algún miembro arriesgado de la familia.

Un letrero de la dichosa junta motivando al uso de bolsas plásticas para colectar los desechos en el área.

Una ducha exterior de tubos PVC, remendada, y unos baños-vestidores pestilentes Tan indignado me sentí que se me olvidó el mar, la brisa fresca salada, y el rompeolas natural coralino, saqué algunas imágenes, para ustedes y las autoridades, si es que existe alguna sensible, y me marché.

Prefiero recordar este lugar como algún día lucía antes de su lucrativa y sobrevaluada «restauración» y posterior abandono.

¡Adiós playa de guijarros blancos y corales… viva el turismo!… en otras partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *