Corrupción, políticos y militares

EDITORIAL

En su artículo reciente, el periodista Juan Alexander Pérez, deja claro de cómo un sector de la prensa, ante las denuncias de corrupción en el caso Coral, que involucra al mayor general Adán Cáceres Silvestre y otros altos oficiales, ha pretendido manejar el tema como si fuera una persecución al generalato o a la alta oficialidad militar del país.

Una manipulación como si nunca oficiales militares lo hubieran sentado en el banquillo de los acusados, e insisten en que se hace ahora como parte de la persecución política contra los desmanes que ocurrieron en el pasado gobierno, cosa que dicta mucho de la verdad.

Indica que una figura muy influyente de esta sociedad, considera que a lo interno de las Fuerzas Armadas existe una especie de cisma, luego que trascendiera que hay una lista con los nombres de 42 militares de la más alta graduación que serían puestos en retiro por supuesto o reales vínculos con el bajo mundo.

Esa fuente precisó que esos oficiales militares estarían siendo investigados por corrupción, trato con redes del narcotráfico, de robar terrenos para su provecho personal, venta de influencias, de rangos, puestos y hasta de trata de personas.

¡Pero hay más!, que unos oficiales de las estructuras medias de los institutos castrenses que sienten han sido marginados en los ascensos por las influencias políticas, filtraron informaciones a la Embajada de Estados Unidos, que ahora presiona para que “rueden cabezas”.

De los citados oficiales, aunque la mayoría ocuparon altas posiciones en el pasado gobierno, hay una parte que vienen de atrás.

Lo más preocupante -según la misma fuente- cuando se develó el entramado criminal del expediente Coral, altos oficiales de las instituciones castrenses, apoyados por esferas de poder trataron de que el mayor general Adán Cáceres y otros, recibieran “un trato especial”, no darle prisión, aunque estén en el expediente, pero fracasaron por las amenazas de La Embajada; y que no pudieron contactar al jefe Supremo de las FF.AA.

La corrupción militar en la mayoría de los países de América Latina se hace cada vez más insostenible, principalmente porque en los últimos años se han constituido en socios inseparables de los carteles del narcotráfico para mover sus basuras, así como armas y dólares, unos lo hacen con prudencia, otros son vulgares, pero en el fondo del problema, son la misma cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *