EDITORIAL

Abinader y los funcionarios

El presidente Luis Abinader tiene que remenear la mata. Hay muchos funcionarios que no están cumpliendo con su deber. Da la impresión de que el cargo les queda grande, o se han endiosado en la administración pública.

No siguen el ejemplo del presidente Abinader que de continuo está en las calles, inaugurando obras, reuniéndose con sectores populares, con inversionistas, con impulsadores del turismo y la vivienda, que se pone la vacuna con la camisa arremangada, o saborea un pedazo de carne de cerdo, para dar confianza a los consumidores.

Ya pasó el primer año, y el gobierno termina una luna de miel, para entrar de ahora en adelante por el trillo lleno de obstáculos de la lucha por ganar las venideras elecciones. La oposición levantará banderas, porque es la única forma de atraer a los inconformes.

Hay muchos funcionarios que tienen agenda propia, que son representantes de la sociedad civil, que le da lo mismo que el presidente Abinader fracase o triunfe: esa autollamada sociedad civil sabe reciclarse, ligarse a nuevos proyectos, y siempre navegar con el viento en popa.

No es que los cargos se den por simple militancia política-partidista, sino que aquellos que ocupan ministerios y direcciones departamentales de importancia sepan que tienen un compromiso con el pueblo dominicano. Si un burócrata se encuentra incapaz de hacer esa labor, debe renunciar.

Por lo pronto, es vital y necesario que el presidente Luis Abinader haga un profundo inventario de los funcionarios que han fallado, de los que no llenaron las expectativas, de los que se aferran a un sillón de indiferencias, pero que no presentan resultados aceptables en esas administraciones.

Desde arriba, el Presidente Abinader ha trabajado bien en el primer año. Hay que esperar como entra el segundo, y el tercero, cuando se deberá definir si va a una reelección, o si la rechaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *